Páginas vistas en total

2 mar. 2011

Costo de Industria Pecuaria se eleva

El maíz amarillo, la soya y la grasa animal, tres insumos fundamentales para la industria pecuaria salvadoreña, han hasta duplicado su precio en los mercados internacionales, durante el último año. Incluso, están a niveles similares a los de la crisis alimentaria de 2008.

Los costos de alimentación del ganado para la industria pecuaria salvadoreña se han elevado desde junio del año pasado, debido a los altos precios de los insumos en el mercado internacional.

La Cámara Agropecuaria y Agroindustrial de El Salvador (Camagro) señaló que el maíz amarillo, la harina de soya y la grasa animal son las tres materias primas más importantes para el sector pecuario, y justamente las tres han reportado fuertes alzas desde el año pasado.

Agustín Martínez, presidente de la Camagro, señaló que de junio de 2010 hasta la fecha, el bushel de maíz amarillo reporta un alza del 50% en la bolsa de Chicago, Estados Unidos, pues pasó de $3.30 a $7.30.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala, en su monitoreo de precios de febrero, que el maíz subió 4% solo en enero. En ese mes, la tonelada de maíz amarillo llegó a $263 por tonelada, 58% más que el año anterior y solo a 6% del pico más alto reportado en 2008, durante la crisis alimentaria.

La harina de soya también muestra la misma tendencia y ahora la tonelada corta se cotiza en $360, cuando en junio costaba $2.50.

En el caso de la grasa animal, el precio de la tonelada se duplicó y pasó de $600 a $1,200. La alimentación animal representa cerca del 65% de los costos de producción de la industria pecuaria. A esto debe añadirse el alza en los fletes, por los altos precios de los combustibles, y el aumento en la factura de energía.

Martínez, quien también es de la empresa Sello de Oro, reconoció que las alzas en los costos impactarán en los consumidores, pero, al mismo tiempo, indicó que están haciendo esfuerzos para ser eficientes en los procesos y recortar en otros costos, para mantener estables los precios.

Oferta-demanda

La situación específica del maíz amarillo y la soya descansa principalmente en un problema de oferta y demanda, explicó Oscar Albanes, director ejecutivo de la Asociación de Proveedores Agrícolas (APA).
Por un lado, la producción de maíz en Estados Unidos es inferior, así como la de Argentina, debido a las pérdidas que generó el clima. Por otra parte, China y otros mercados emergentes están demandando más maíz del que realmente hay en el mercado.

Las variables que se combinan:
Los stocks de maíz amarillo en Estados Unidos son bajos, así como los de Argentina. Al mismo tiempo, la demanda de países como China es creciente.
A esta variable se suma el cambio climático: es una sequía la que desplomó la producción argentina y una helada la que afectó a la de México.
En este contexto, también es importante el papel que juegan los gobiernos de los países para hacerle frente a la necesidad de ser autosuficientes.
Cabe destacar que los precios actuales están muy cercanos a los niveles de 2008. “Pero no tenemos crisis financiera ni inmobiliaria (actualmente”, señala Oscar Albanes, de la APA.
Como consecuencia, por ejemplo, el índice de la FAO para los precios de los cereales alcanzó un promedio de 245 puntos, 3% más que en diciembre y el mayor desde julio de 2008, pero 11% más bajo que la cota máxima alcanzada en abril de 2008.
58% La tonelada de maíz amarillo subió 58% respecto a 2010, reportó la FAO.
$1,200 La tonelada de grasa animal se cotiza en $1,200, cuando en junio llegaba a los $600.


Publicado por Emilia Cartagena

No hay comentarios:

Publicar un comentario