Páginas vistas en total

2/6/2011

OFERTA Y DEMANDA DE DINERO.

OFERTA Y DEMANDA DE DINERO.

1. Introducción
Intentaremos aproximarnos al concepto de dinero a través de las funciones que desempeña:

1. Medio de cambio. Medio que se utiliza normalmente en los intercambios de bienes y servicios. Su característica básica es su aceptación general, que hace innecesaria la existencia de coincidencia en las preferencias de los individuos.
2. Unidad de cuenta. El dinero es la unidad en la que se expresa el precio de los demás bienes y servicios.
3. Depósito de valor. El dinero es un bien que mantiene el valor a lo largo del tiempo, es decir, puede utilizarse para realizar intercambios en el futuro. Es una forma de mantener la riqueza.
Podemos definir el dinero como cualquier medio de cambio generalmente aceptado, que además sirve como unidad de cuenta y depósito de valor.
Tradicionalmente, se centró la atención del dinero en su función como medio de cambio. En la actualidad destaca la función que tiene como depósito de valor y, en este sentido, se considera ante todo un activo financiero que es plenamente líquido.
Si definimos los activos como cualquier forma de mantener riqueza, se pueden distinguir dos tipos de activos:
a) Activos reales, que son los bienes físicos. Por ejemplo, viviendas, terrenos, etc.)
b) Activos financieros, constituyen un activo para quienes lo poseen y un pasivo para quienes lo emiten. Por ejemplo, los bonos del Estado.
Los principales activos financieros clasificados según la entidad emisora:
Entidades emisoras Activos financieros
Administraciones públicas
Moneda metálica
Letras del Tesoro
Pagarés del Tesoro
Obligaciones del Estado
Bonos del Estado
Deuda de las Comunidades Autónomas
Deuda de las entidades locales
Banco de España
Billetes
Depósitos a la vista
Sistema bancario
Depósitos a la vista, de ahorro y a plazo
Depósitos en moneda extranjera
Bonos de caja y tesorería
Pagarés bancarios
Títulos hipotecarios
Letras de cambio
Empresas no financieras
Certificados de depósito
Acciones y obligaciones
Obligaciones mercantiles
Bonos
Pagarés de empresa
Letras

Las principales características de los activos financieros son:
· Liquidez. La facilidad de convertir el activo financiero en dinero sin sufrir pérdidas.
· Riesgo. Está determinado por la solvencia que posee el emisor y las garantías que puede presentar para el deudor.
· Rentabilidad. Es el interés que obtiene el poseedor al aceptar el riesgo que comporta la cesión temporal del dinero.
La rentabilidad de un activo financiero puede estar además condicionada por el hecho de que se apliquen retenciones de impuestos.
2. Oferta de dinero
2.1. Dinero legal y dinero bancario
El dinero legal en circulación, es decir, los medios de pago con plena capacidad liberatoria conferida por el Estado, está formado por la moneda metálica y los billetes.
El dinero de curso legal puede estar en forma de efectivo en manos del público (E) y el resto en poder del sistema bancario, a lo que se denomina reservas bancarias (R) o activos de caja del sistema bancario (ACSB).
La suma del efectivo en manos del público y de los activos de caja del sistema bancario constituye la masa monetaria (BM) o dinero de alto poder:
BM = E + R
El desarrollo del sistema financiero ha generado la aparición de otros medios de pago entre los que destaca el dinero bancario, constituido por los depósitos a la vista mantenidos por el público en las entidades del sistema bancario.
Los depósitos a la vista son activos financieros para sus titulares y pasivos para el sistema bancario, movilizables mediante cheques y, normalmente, aceptados como medios de pago.
Definimos la oferta monetaria o M1 como la cantidad de dinero (legal y bancario) en manos del público, es decir, como la suma del efectivo en manos del público (E) y los depósitos bancarios a la vista (Dv). La oferta monetaria constituye la parte plenamente líquida del conjunto de activos financieros en poder del público.
2.2. Otros agregados monetarios
La oferta monetaria, en sentido amplio (M2) está formada por la suma de la oferta monetaria (M1) y los depósitos de ahorro que el público mantiene en el sistema bancario (Ds).
Las disponibilidades líquidas (M3) están constituidas por M2 más los depósitos a plazo (Dp).
Los activos líquidos en manos del público, ALP o M4, están constituidos por M3 más otros activos líquidos en manos del público (OAL).
Existe un nuevo agregado monetario denominado ALP2, compuesto por los ALP y por los pagarés de empresa de empresas no financieras en manos del público.
2.3. Proceso de creación del dinero bancario
El proceso de creación del dinero bancario se pone en marcha cuando las entidades del sistema bancario tienen un exceso de reservas bancarias e intentan deshacerse del mismo adquiriendo activos rentables o concediendo préstamos.
Si utiliza el exceso de reservas para conceder préstamos al público, éste puede decidir mantener una parte de esos fondos en forma de dinero legal y el resto en forma de depósitos en una entidad del sistema bancario, generando así la creación de un nuevo depósito.
A su vez, las entidades del sistema bancario mantiene una proporción de dichos depósitos en dinero legal y el resto lo pueden prestar o invertir, generando así una expansión de dichos depósitos.
Denominaremos e a la proporción de dinero legal que el público desea mantener respecto al dinero total y r o coeficiente de retención a la proporc ión de reservas bancarias mantenidas por el sistema bancario sobre esos depósitos.
Ejemplo 1.
Supongamos que un determinado Banco X tiene un exceso de reservas de 6.000€ y le concede un préstamo por dicho importe al señor A, el cual decide mantener el 10% en efectivo y el resto lo deposita en el Banco X. Dicha operación se registraría de la siguiente forma:
Activo Banco X Pasivo
Exceso de reservas 5.400€ 5.400 Depósito señor A
Ahora se ha generado un exceso de reservas de 5.400€. Supongamos que, con dicho exceso, se concede un préstamo al señor B el cual desea mantener el 10% en efectivo
(e=10%) y el resto lo deposita en el Banco X.
Activo Banco X Pasivo
Exceso de reservas 4.860€ 4.860 Depósito señor B
Este proceso continuará sucesivamente hasta que se haya eliminado el exceso de reservas bancarias en forma de filtración de dinero legal que queda en manos del público.
Ejemplo 2.
El Banco X tiene un exceso de reservas de 6.000€ y le concede un préstamo por dicho importe al señor A, el cual decide mantener el 10% en efectivo y el resto lo deposita en el Banco X, pero en este caso quedan retenidas en forma de reservas bancarias un 2%.
Dicha operación se registraría de la siguiente forma:
Activo Banco X Pasivo
Reservas obligatorias 108€
Exceso de reservas 5.292€
5.400 Depósito señor A
2.4. El multiplicador monetario
El multiplicador monetario indica en qué cuantía varía la oferta monetaria ante variaciones en la base monetaria, es decir, establece la relación que existe entre la oferta monetaria y la base monetaria.
Para obtener el multiplicador monetario partimos de las conocidas identidades de cantidad de dinero (M) y de base monetaria (BM):
2.5. La función de oferta de dinero
La oferta de dinero depende de 3 factores:
a) Del coeficiente e, dinero legal mantenido por el público en relación al dinero total (legal y bancario).
b) Del coeficiente de retención r (legal y excedentario), mantenido por el sistema bancario.
c) De la base monetaria, oferta de efectivo bajo el control de la autoridad monetaria.
Los coeficientes e y r dependen del comportamiento del público y del sistema bancario y varían en función de numerosos factores.
El coeficiente e (dinero legal/dinero total) varía en función del nivel de renta (Y) y del tipo de interés que se recibe por mantener depósitos (id).
Cuando aumenta el nivel de renta se suelen utilizar en mayor medida otras formas alternativas al dinero legal (cheques bancarios, etc.) y por tanto, el coeficiente e disminuiría.
En consecuencia, existe una relación inversa entre el coeficiente e y el nivel de renta.
Si aumentan los tipos de interés o la rentabilidad de los depósitos, será preferible mantener depósitos remunerados frente a mantener dinero legal sin remuneración, con lo cual disminuye el coeficiente e. Por tanto, la relación entre el coeficiente e y el tipo de interés de los depósitos (id) es inversa: e = f (y, id)
En cuanto al coeficiente de retención r mantenido por las entidades bancarias respecto a sus depósitos, depende:
· Del nivel mínimo exigido por las autoridades monetarias a través del coeficiente legal (rL).
· Del nivel excedentario que las entidades bancarias deseen mantener respecto al mínimo requerido (rV ). Este coeficiente depende de: o Del tipo de interés interbancario (el que tienen que pagar las entidades del sistema bancario para pedir un préstamo) (ii) o Del tipo de interés o rendimiento de los activos financieros (ia).
Cuanto mayor sea el tipo de interés interbancario las entidades bancarias mantendrán un coeficiente de reservas excedentario mayor con la finalidad de evitar que ante una posible retirada de depósitos por los clientes no dispongan de fondos y necesiten pedirlos prestados.
La relación entre el coeficiente de retención excedentario y el tipo de interés bancario es directa.
Cuando aumentan los tipos de interés o los rendimientos de los activos financieros es preferible adquirir dichos activos frente a mantener un coeficiente excedentario elevado sin remuneración. Así pues, la relación entre el coeficiente de retención excedentario y el tipo de interés o rendimiento de los activos financieros es inversa.
3. Demanda de dinero
Vamos a analizar qué es la demanda de dinero y cuáles son los motivos o factores que inducen a demandar dinero.
La demanda nominal de dinero es la cantidad de dinero que el público desea tener voluntariamente, en un periodo de tiempo determinado, frente a otros activos alternativos.
Hay que plantearse, principalmente, tres cuestiones:
1. Qué activos debemos incluir en el concepto de dinero.
2. De qué variables depende la demanda de dinero.
3. si la demanda de dinero es lo suficientemente estable para proporcionar una base de actuación para la instrumentación de la política monetaria.
Respecto a la primera cuestión, si el único motivo para demandar dinero es disponer de un medio de cambio para realizar intercambios (teoría monetaria tradicional), el concepto de dinero incluiría exclusivamente aquellos activos que cumplen esta propiedad, es decir, se definiría el dinero en sentido estrecho: M1 (efectivo + depósitos a la vista) o M2 (M1 + depósitos de ahorro).
Si el dinero se considera un activo financiero que los agentes económicos desean conservar como depósito de valor o como otra forma de mantener la riqueza (teoría monetaria neoclásica), entonces el dinero se definiría en sentido amplio: M3 (M2 + depósitos a plazo) o M4 (M3 + otros activos en manos del público).
En cuanto a la segunda cuestión, la decisión de cada individuo sobre la cantidad de dinero que desea mantener en cada periodo de tiempo depende fundamentalmente de dos factores:
1) De las ventajas de tener dinero disponible para efectuar pagos sin tener la necesidad de acudir con frecuencia al banco.
2) Del coste de oportunidad en términos de intereses perdidos que supone mantener dinero en efectivo y no invertido en algún activo financiero con rentabilidad.
En este aspecto, Keynes distingue 3 motivos por los cuales el público desea demandar dinero y retenerlo en su poder: motivo transacción, motivo precaución y motivo especulación.
a) Motivo transacción. Se demanda dinero porque es un medio de cambio que se necesita para efectuar transacciones en un periodo de tiempo determinado. La demanda de dinero por este motivo se relaciona directamente con el gasto de los individuos y, en consecuencia, con la renta total.
b) Motivo precaución. El dinero se demanda para hacer frente a los gastos imprevistos (accidentes, oportunidades de compra imprevistas, etc.). Este tipo de demanda se relaciona positivamente con el nivel de renta y está inversamente relacionada con el tipo de interés.
c) Motivo especulación. Se demanda dinero frente a otros activos financieros alternativos por la incertidumbre que tienen los individuos sobre la evolución futura de los tipos de interés.
Si aumenta el rendimiento (tipo de interés) de otros activos financieros aumenta el coste de oportunidad de mantener dinero y, por tanto, disminuye su demanda. Por tanto, la relación entre la demanda de dinero y el tipo de interés es inversa.
Con todo lo dicho anteriormente, podemos concluir que la demanda de dinero tiene una relación directa con el nivel de renta e inversa con el tipo de interés:

3.1. Demanda de dinero y nivel de precios
Según el motivo transacción, el público demanda dinero para gastarlo, es decir, para comprar bienes y servicios y, en consecuencia, la cantidad nominal de dinero demandada cambiará cuando varíen los precios.
Supongamos que un individuo para atender sus gastos mensuales demanda un saldo nominal o monetario de 600€ y que se duplican los precios y su renta nominal, es decir, su renta real no varía, por lo que podrá comprar los mismo bienes y servicios que antes, aunque ahora le costarán el doble.
Así pues, cuando varía los precios y la renta nominal en la misma proporción, los individuos ajustan su demanda de saldos nominales para mantener la demanda de saldos reales.
La demanda de dinero debe entenderse en términos de saldos reales, es decir, tiene que medirse por la cantidad de bienes y servicios que pueden comprarse con él (poder adquisitivo del dinero).
En consecuencia, si los individuos desean mantener sus saldos reales de dinero y aumentan la cantidad de saldos nominales de dinero, que son controlados por el Banco de España, tendrá que aumentar el nivel de precios en la misma proporción que la cantidad de dinero. Por tanto, un aumento de la cantidad de dinero puede provocar un aumento del nivel de precios o de la inflación.
3.2. Demanda de dinero y renta real
Un aumento de la renta real provoca un aumento del nivel de gasto, y dado que las personas que gastan más demanda más dinero que las que gastan menos, se incrementaría la demanda de saldos reales.
Si ante el incremento del nivel de gasto la demanda de saldos reales no varía, los individuos tendrían que acudir con más frecuencia al banco.
3.3. Demanda de dinero y tipos de interés
El público desea poseer dinero por motivos de especulación, por lo que la demanda de dinero depende del gasto así como de los costes y beneficios de mantener dinero frente a otros activos financieros alternativos.
El coste de oportunidad de mantener dinero es la cantidad de intereses a los que se renuncia por tener dinero en vez de activos financieros rentables.
Si el tipo de interés de un depósito a la vista es del 1% y el de una letra del Tesoro es del 9%, el coste de oportunidad del dinero es de un 8%.
A medida que aumenta el rendimiento de los activos financieros aumenta el coste de oportunidad de mantener dinero, por lo que disminuye la demanda de dinero. Por tanto, existe una relación inversa entre la demanda de dinero y el tipo de interés.
Uno de los aspectos más importantes a la hora de instrumentar la política monetaria es analizar la estabilidad de la función de demanda de dinero. El problema de la estabilidad o inestabilidad de la demanda de dinero ha sido uno de los principales temas de debate entre keynesianos y monetaristas.
· Monetaristas: La función de demanda de dinero es estable. Pequeñas variaciones en sus factores determinantes producirán asimismo pequeños cambios en la demanda de dinero, con lo que las autoridades monetarias podrán estimar adecuadamente dicha demanda y, por tanto, fijar el objetivo de crecimiento de la oferta de dinero necesario para lograr el equilibrio monetario.
· Keynesianos: La función de demanda de dinero es inestable. En consecuencia, sería más conveniente fijar el objetivo monetario en términos de tipos de interés, ya que su fijación en términos de cantidad podría originar grandes oscilaciones en dichos tipos, que pondrían en peligro la estabilidad monetaria y, consecuentemente, la estabilidad económica.
4. El equilibrio monetario: determinación de los tipos de interés
La oferta monetaria está determinada básicamente por el comportamiento de las autoridades monetarias que controlan la base monetaria y por los tipos de interés (se supone que el coeficiente e permanece relativamente estable).
Así pues, fijada la base monetaria BM0 la oferta de dinero será una función creciente de los tipos de interés:
M f (BM ,i) s =
En cuanto a la demanda de dinero, hemos dicho que es una función decreciente del tipo de interés y creciente respecto al nivel de renta nominal:
M f (Y,i) d =
El equilibrio en el mercado monetario se alcanza cuando se igualan la oferta y la demanda de dinero. Esto permite determinar los tipos de interés y la cantidad de dinero de equilibrio:
M (BM ,i) M (Y, i) s d =
Por tanto, dada la base monetaria BM0 y una renta inicial Y0, obtendremos el tipo de interés de equilibrio i0 y la cantidad de dinero de equilibrio M0:
i = f (BM,Y )
Si a partir de una situación de equilibrio inicial (punto A) caracterizada por un tipo de interés (i0) y una cantidad de dinero de equilibrio (M0):
a) Se incrementa la base monetaria desde BM0 hasta BM1, se desplazará la curva de oferta de dinero hacia la derecha (desde 0
s M a 1s M ). La nueva posición de equilibrio (punto B) vendría caracterizada por un tipo de interés más bajo (i1) y una cantidad de dinero mayor (M1).
b) Se incrementa la renta nominal desde Y0 hasta Y1, se producirá un desplazamiento de la curva de demanda de dinero hacia la derecha (desde 0 d M a 1d M ). Si las autoridades monetarias deciden mantener la base monetaria en BM0, el nuevo punto de equilibrio (punto C) determinaría un tipo de interés mayor (i2). Por el contrario, si las autoridades monetarias deciden mantener el tipo de interés en i0, el nuevo punto de equilibrio (punto D) provocaría un aumento de la cantidad de dinero (M2).
5. La política monetaria
La política monetaria se define como la acción de las autoridades monetarias (Banco de España) dirigidas a regular las variaciones en la cantidad de dinero o el tipo de interés con la finalidad de alcanzar los objetivos macroeconómicos básicos. Es una de las opciones de que dispone el gobierno para influir sobre la actividad económica.
Existen dos actuaciones de política monetaria:
· Política monetaria expansiva: Consiste en un aumento de la cantidad de dinero y una reducción de los tipos de interés.
· Política monetaria restrictiva: Se refiere a una reducción de la cantidad de dinero y un aumento de los tipos de interés.
A la hora de instrumentar la política monetaria es preciso distinguir cuatro tipos de variables:
1. Objetivos últimos: Alcanzar determinados objetivos macroeconómicos tales como crecimiento económico, estabilidad de precios y mayor nivel de empleo.
2. Objetivos intermedios: Variables que las autoridades monetarias intentan regular para que alcancen unos valores determinados, dentro de una banda de tolerancia, con la finalidad de alcanzar los objetivos últimos. Las principales variables son: la oferta de dinero, los tipos de interés y los tipos de cambio. Cuando el objetivo intermedio alcanza un valor que se sitúa fuera de la banda de tolerancia deseada por las autoridades monetarias, éstas utilizan las variables operativas o instrumentales para intentar que el objetivo intermedio vuelva a la senda prefijada.
3. Variables operativas o instrumentales: Son las que controlan directamente las autoridades monetarias para intentar conseguir los objetivos intermedios. Las principales son la oferta de base monetaria, las reservas bancarias y los tipos de interés.
4. Instrumentos: Técnicas de que disponen las autoridades monetarias para intentar controlar las variables operativas.
Un aumento del coeficiente legal de caja implica un aumento de la proporción de dinero que los bancos están obligados a mantener, por lo que disminuye la concesión de créditos y la creación de dinero. Y al contrario, una disminución provoca un aumento de la concesión de créditos y la creación de dinero.
· Operaciones de mercado abierto: Consisten en la compra y venta de valores con tipos de interés fijo en el mercado abierto. Esta compra y venta de valores influye sobre las reservas de dinero de las instituciones bancarias y sobre el precio o cotización de los valores y sobre el tipo de interés efectivo.
El tipo de interés efectivo (ie) viene determinado por el cociente entre el tipo de interés nominal (in) y el precio o cotización de los valores (k):
Cualquier variación en el precio o cotización de los valores influye en sentido inverso sobre el tipo de interés efectivo.
Si el Banco de España compra títulos (T0T1) aumenta la liquidez del sistema, porque implica una subida del precio o cotización de los títulos (desde k0 a k1) y una disminución del rendimiento efectivo. Al contrario, si el Banco de España vende títulos (T0T2), disminuye la liquidez del sistema porque disminuye el precio o cotización de los títulos (desde k0 a k2) y aumenta el rendimiento efectivo.
· Préstamos de regulación monetaria: Son préstamos a muy corto plazo, normalmente un día, que el Banco de España concede a las entidades financieras para que cubran el coeficiente de caja.
El Banco de España anuncia su intención de subastar préstamos de regulación monetaria sin establecer cantidad ni tipo de interés. A partir de ese momento, las entidades financieras pueden realizar hasta un máximo de 3 pujas, demandando cantidad y ofreciendo un precio (tipo de interés).
· Certificados del Banco de España: Son títulos emitidos por el Banco de España mediante subastas decenales competitivas de compra con compromiso de reventa con la finalidad de influir sobre la liquidez del sistema. Puede ser suscritos por las entidades sujetas al coeficiente legal de caja y su finalidad es evitar el excesivo crecimiento de la liquidez del sistema originado por la brusca reducción del coeficiente legal de caja.
La cantidad de activos de caja suministrados en cada subasta decenal dependerá del grado de restricción que desee ejercer el Banco de España, lo que influirá sobre el tipo de interés del mercado.
6. Resumen
· El dinero se puede definir como cualquier medio de pago generalmente aceptado y que además sirve como unidad de cuenta y depósito de valor. En España existen distintas medidas de dinero (o agregados monetarios):
 o Oferta monetaria en sentido estricto (M1). o Oferta monetaria en sentido amplio (M2).
O Disponibilidades líquidas (M3).
o Activos líquidos en manos del público (ALP).
o Activos líquidos en manos del público más pagarés de empresa (ALP2).
· En España, a partir de enero de 1.992, se ha llevado a cabo reforma de los agregados monetarios con la finalidad de adaptarlos a los cambios del sistema financiero español y armonizarlos con el resto de países de la Unión Europea.
· El dinero es un activo financiero que es plenamente líquido. Los distintos activos financieros (dinero, depósitos, títulos públicos, etc.) se diferencian entre sí en función del distinto grado de liquidez, riesgo y rentabilidad.
· El proceso de creación del dinero bancario se pone en marcha cuando las entidades del sistema bancario tienen un exceso de reservas e intentan deshacerse del mismo adquiriendo activos rentables o concediendo préstamos.
· La función de oferta de dinero depende fundamentalmente del coeficiente de dinero legal mantenido por el público respecto al dinero total (e), del coeficiente de retención mantenido por el sistema bancario (r) y de la base monetaria.
· La función de demanda de dinero depende principalmente del nivel de renta y de los tipos de interés.
· El dinero se demanda, según Keynes, fundamentalmente por tres motivos: motivo transacción, motivo precaución y motivo especulación.
· La interacción entre las funciones de oferta y demanda de dinero determina el tipo de interés o el coste del dinero.
· La finalidad de la política monetaria es la regulación de la cantidad de dinero o de los tipos de interés.
· En España, la instrumentación de la política monetaria se ha centrado en un proceso de control monetario articulado en 2 niveles:
a) En el primer nivel se intentan alcanzar los objetivos últimos (crecimiento económico, empleo, estabilidad de precios, etc.) a través de la regulación del objetivo intermedio (disponibilidades líquidas o M3 desde 1.973 hasta 1.983 y activos líquidos en manos del público o ALP desde entonces).
b) En el segundo nivel se intenta alcanzar el objetivo intermedio mediante el control de la variable operativa (activos de caja del sistema bancario y tipo de interés), actuando con los principales instrumentos de la política monetaria (coeficiente legal de caja, operaciones de mercado abierto y certificados del Banco de España).
· Los principales cambios en la instrumentación de la política monetaria española se han concretado en la modificación del objetivo intermedio, reducción del coeficiente legal de caja y sustitución de los préstamos de regulación monetaria por los certificados del Banco de España.
7. Ejercicios
1. Un banco cuya situación en unidades monetarias es:
Depósitos: 10.000
Reservas: 2.000
Créditos: 8.000
Si uno de sus clientes deposita 5.000 u. m. y sabiendo que e=0 y que el coeficiente de caja es 0,2. Calcular:
a) El balance final del banco.
b) El multiplicador del dinero bancario.
c) El aumento de la base monetaria.
d) El aumento de la oferta monetaria creado por este nuevo depósito.

2. Partiendo de los siguientes datos donde el coeficiente de retención por parte del público es 0,4, el coeficiente efectivo de caja es 0,10 y la oferta monetaria es de 840 u. m.
Calcular:
a) El multiplicador del dinero bancario.
b) La base monetaria.
c) Si el Banco de España decidiera aumentar el coeficiente de caja a 0,30, ¿en cuánto afectaría a la oferta monetaria?
d) Si el Banco de España decidiera disminuir el coeficiente de caja a 0,20, ¿en cuánto afectaría a la oferta monetaria respecto a la situación c)?
3. El gobierno quiere cambiar todos los autobuses actuales por otros ecológicos que no contaminen el medio ambiente. Para llevar a cabo este proyecto, el Banco de España lo financia vendiendo títulos de deuda pública al sistema bancario por valor de 100 millones. Si el coeficiente de caja es igual a 0,02 y la proporción entre el efectivo y los depósitos totales mantenida por el público es de 0,2. Determinar:
a) El valor de la variación de la BM provocado por la venta de los títulos, suponiendo que E es constante.
b) El valor de la disminución de la oferta monetaria.


Publicado por: Fátima Jaqueline García Delgado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada